Salio el N° 16 YEAH!!!

Ya saben todo lo demas

Anuncios

Para despedir el Año con Radiohead

En víspera de fin de año, Radiohead hara una transmisión desde su webacast de un concierto que realizaran desde la ciudad de New York,  el mismo que contará con la banda tocando todos los temas de su nuevo disco “In Rainbows” más algunos covers. Según un fansite de la banda, los ingleses realizarán un cover de Siouxsie and the Banshees.

Radiohead ya ha realizado covers de bandas como The Smiths y Björk durante shows televisados, los cuales pueden ser ubicados en YouTube sin problema alguno. Además de ser transmitido a través de radiohead.tv, el concierto será televisado exclusivamente para los Estados Unidos a través de la señal de cable Current TV durante dos días consecutivos: 31 de diciembre y el 1º de enero.

Asi que para ir calentando motores, esta transmisión se iniciara a la medianoche del 31 de diciembre en el Reino Unido, que sería las 7 p.m hora Lima.   

Provecho y Feliz Año!!!!

Con ustedes…..NARCOSIS en Vivo.

Narcosis

Discoteca Onuba: Viernes 5 de Octubre 2007. 7 pm.

Entrada: 20 soles 

No se puede evitar comparar la expectativa causada por este concierto con la de la “reaparición” de hace seis años. La leyenda va perdiendo brillo, a decir de muchos fanáticos dizque “subtes” que igual pagaron sus entradas y compraron cerveza a precios prohibitivos en una discoteca de San Borja cuyo nombre prefiero no recordar. 

¿Cuál es la diferencia entre ambos reencuentros? El del 2001 comprendió dos presentaciones: una en Barranco y otra en el centro de Lima, una complaciente y la otra plagada de insultos que los tildaban de vendidos. En la del pasado mes, motivada por la presencia de “Pelo” Madueño en Lima, no ocurrió ni lo uno ni lo otro. Entre ambas encontramos una serie de presentaciones en Colombia de las que poca información se tiene, salvo que fueron muy concurridas y muy accidentadas (un cadáver incluido). 

Así que no podría decir con exactitud que es lo que ha cambiado. Pero ciertamente mucho ha cambiado cuando ves a Narcosis tocando al lado de dos ecrans que no dejan de pasar anuncios de Johnnie Walter, rodeados de una ceñuda seguridad y muy cerca de la zona VIP. Narcosis ya no existe desde hace más de 20 años, lo que vemos es una nostálgica banda interpretando fielmente su material, la única banda capacitada para hacerlo, porque da la casualidad que son las mismas personas, quienes sin embargo, hace mucho abandonaron (superaron si quieres) la estética y la ideología de la banda “subte”. 

Eso es chicharrón de sebo para el anarko promedio. Para gente sin mayores pretensiones que las de escuchar una buena tocada, es una bendición. Si hacemos de lado a la desorientada gente linda que se preguntaba a que hora ponían la música de moda, a los fotógrafos que pululaban y a la cerveza más cara del mundo, Narcosis dio el que es quizás su show más fidedigno en décadas: las canciones vomitadas sobre la audiencia, nada de protocolares “invitados” en escena – Fernando Chirinos era un mero apaga-incendios cuando la guitarra (o las neuronas) de Kachorro Vial no daban con la nota-, y sobre todo (gracias papá lindo) ningún descerebrado espontáneo buscando sus quince minutos subiéndose al escenario a demostrar que se sabe de memoria las letras de una decena de canciones. 

Casi el íntegro de los temas de la legendaria maqueta fue interpretado con la adecuada dosis de coprolalia. La respuesta del público estuvo a la altura, ni desbordada e impertinente devoción, ni agresividad estúpida que pretende hacer víctimas de paltas personales a los propios músicos, un pogo intenso y mesurado a la vez, temas coreados con emoción, bises concedidos. 

Pero Narcosis, la noción de Narcosis, es algo tan gaseoso e inasible, que no quisiera estar en los zapatos de los punkies recalcitrantes que se dieron cita allí, menos en los de quienes se quedaron en la puerta pretendiendo una rebaja y aduciendo que el trío “es del pueblo” (consuetudinaria fauna del centro de Lima que antes de rogar para entrar sin pagar se tira el equivalente del importe en alcohol). Había que verles las caras a la salida, quién sabe por qué tanta insatisfacción, para mi estuvo de la puta madre. 

Poguea: Sergio Laredo